Tratamientos caseros para cuello lesionado

El cuello es la estructura encargada de desplazar la cabeza en diferentes direcciones. Es por ello que es conocido por su extrema movilidad.  Por este motivo, dicha estructura debe permanecer en muy buenas condiciones. Y un cuello lesionado debe ser tratado.

Es vital para el buen funcionamiento del movimiento del cuerpo en las diversas actividades del día.  Por tal razón, cuando el dolor invade esa área disminuye la actividad diaria; este dolor, puede presentarse por una pluralidad de razones.

Dolor de cuello

Una de las principales razones es la tensión muscular, que se puede dar debido a una mala postura; por ejemplo, trabajando en un escritorio a lo largo de muchas horas sin tomar descansos, dormir con el cuello en una mala posición y tirar del cuello a lo largo de algún ejercicio.

Otras causas del dolor, es la lesión en el cuello donde se ven involucradas la compresión de nervios, la espondilosis cervical, la fibromialgia, entre otros. También puede ser originado por afecciones de la columna vertebral.

En la mayoría de los casos, puede presentarse como un dolor agudo que se expande por hombros y músculos próximos del cuerpo, lo que puede ocasionar cefaleas, entumecimiento, hormigueo, rigidez, sensibilidad, complejidad para tragar e hinchazón en el cuello.

Este dolor de cuello no se presenta como una enfermedad grave, y puede ser tratado inmediatamente de forma fácil y eficaz, implementando métodos seguros y naturales que contrarresten síntomas futuros.

Remedios caseros para aliviar el dolor de cuello

Cuando se tiene el cuello lesionado, o cuando se tiene un dolor que no puedes soportar, se pueden emplear diferentes procedimientos que le ayudaran a mediar con dicho dolor de forma inmediata y fácil.

La bolsa de hielo, funciona como uno de los antídotos más simples para este tipo de dolor, debido a que la temperatura fría va a ayudar a reducir la inflamación y por ende calma el dolor.

La hidroterapia, es un método casero muy eficiente para el dolor de cuello.  Se puede realizar muy fácilmente cuando se toma una ducha. Porque la fuerza del agua en la parte afectada ayudará a reducir el dolor.

El baño de sal de Epsom (sulfato de magnesio), puede calmar la tensión muscular y darle alivio inmediato al dolor.  El vinagre de manzana y el jengibre actúan como antioxidantes y anti-inflamatorios.  También los Ejercicios para el Cuello ayudarán a reducir el dolor, ya que ellos estabilizan los músculos del cuello.

Con estos métodos podrá apaciguar el padecimiento; pero, si este dolor es persistente se recomienda asistir a un médico especializado. Éste le indicará los anti inflamatorios y analgésicos necesarios que le ayudarán con dicha situación.

Leave a Reply

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *