Lágrimas artificiales

Las lágrimas artificiales son gotas que se aplican específicamente en los ojos, para mantener la humedad en la superficie exterior de estos. También producen una lubricación ayudando que ayuda a combatir trastornos oculares menores.

Podrían ser muchas las causas que lleven a una persona a usar lágrimas artificiales. Sin embargo, aunque no generan efectos adversos, hay que considerar la opinión de un médico al respecto.

Cuando usar lagrimas artificiales

Las lágrimas artificiales se utilizan cuando por alguna razón se siente resequedad, fatiga ocular, disminución de la visión. Incluso, cuando se usan lentes de contacto o hay una sensación de cuerpo extraño dentro del ojo.

Su uso se recomienda, cuando se conoce de la existencia del síndrome del ojo seco. Esta es una enfermedad multifactorial de la superficie ocular y que al existir inestabilidad de la película lagrimal, puede llegar a producir daños considerables en la superficie del ojo.

Cuando se desestabiliza la película lagrimal, la capa más externa de la córnea llamada epitelio corneal se seca. En este caso, es necesario sustituir la humedad natural de la córnea por lágrimas artificiales.

Estas gotas se pueden utilizar por todas las personas. Sin embargo cuando aplican en niños, es necesario que sea bajo recomendación médica.

En todo caso, porque poseen características físico/químicas tales como viscosidad, PH y osmolaridad. Estos generan un efecto específico según sea el grado de resequedad o molestia ocular.

Elementos a considerar para el uso de lágrimas artificiales

Las lágrimas artificiales pueden ser adquiridas por cualquier persona. Esto se debe a que son de libre venta en farmacias y droguerías. Además para usarlas bastara con seguir las indicaciones que vienen en el folleto del producto.

Aunque está demostrado que su uso prolongado, no genera ningún tipo de efecto secundario, siempre es bueno mantener la dosis indicada.

Por otra parte según su capacidad, luego que estas gotas son abiertas, pueden ser usadas durante 4 semanas. No es recomendable aplicarlas más allá de los 30 dias.

En todo caso, debe ser el médico especialista quien indique el tiempo durante el cual se deben usar las lágrimas artificiales.

Tipos para lágrimas artificiales

Existen dos tipos de lágrimas artificiales que estimulan la curación de las afecciones en los ojos, estas son:

Gotas para los ojos con conservantes

Estas lágrimas poseen sustancias químicas conocidas como conservantes. Su función es combatir la proliferación de bacterias dentro de los ojos.

Sin embargo, la desventaja de estas, es que si los ojos son muy secos, pueden irritarse ya que las sustancias que contienen, no producen la lubricación o humedad necesaria para combatir el síndrome de ojo seco.

Gotas para los ojos sin conservantes

Por lo general, estas gotas vienen en envases de una sola dosis y son especialmente indicadas para los ojos secos. Al no poseer conservantes, la humedad se mantiene mucho más tiempo en el ojo.

Así mismo, en el mercado, existen ungüentos que aunque causan visión borrosa temporal, son mucho más efectivas que las gotas. En todo caso, es el médico tratante quien podría recomendar el uso específico de uno de estos tipos de lágrimas artificiales.

Leave a Reply

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *